El blog de Formación Digital

Cinco recomendaciones para formadores online

La semana pasada, a raíz de nuestro primer artículo sobre el “Glosario de la formación” que queremos construir poco a poco desde este blog, la pedagoga experta en e-Learning Nuria Vallejo (@nuvallejo) nos dejaba un atinado comentario, incidiendo sobre el papel del teletutor como pieza clave de la formación online para que el alumno se sienta motivado. Nuria nos invitaba, además, a compartir algunas técnicas en esta línea: esas estrategias y actitudes que caracterizan a un buen docente a la hora de ilusionar a estudiantes que, normalmente, no están familiarizados con la formación online. La verdad es que el tema nos pareció genial y… bueno… por eso estamos escribiendo estas líneas. ¡Gracias por la idea, Nuria! :)

Nos gustaría que este artículo sirviera, a modo de compendio, como un conjunto de consideraciones a tener en cuenta por docentes que van a dar el paso hacia la tutorización de cursos e-Learning. Pero muy probablemente nos dejaremos cosas en el tintero, así que esperamos vuestros comentarios, ideas y experiencias para enriquecer este artículo. ¡Nos comprometemos a ir actualizándolo con lo que aportéis! ¿Listos? Aquí van nuestras recomendaciones ;)

 

Conoce a tus alumnos
No siempre ocurre, pero en determinados cursos online el teletutor cuenta con información algo más detallada sobre los participantes. A veces no es mucho más que un par de líneas sobre su formación y experiencia, pero en ocasiones incluye perfiles en redes sociales, páginas web personales, blogs… Sea como sea, conocer mejor a tus alumnos te permitirá ofrecerles una ayuda más personalizada y adaptada a sus necesidades. Por ejemplo: si tienes a un técnico de recursos humanos aprendiendo diseño gráfico, probablemente agradecerá que en una tutoría personalizada le muestres herramientas y consejos para publicar ofertas de empleo en formato infografía, ya que así verá una utilidad práctica real al curso.

 

Huye del lenguaje enlatado
Los alumnos son PERSONAS, no robots. Y tú tampoco eres un autómata. Intenta dirigirte a ellos siempre de la manera más cordial y personalizada posible, huyendo de exagerados formalismos. Crearás más lazos si los tratas de forma cercana y natural, que si te limitas a mandar comunicaciones que recuerdan demasiado a una plantilla de Word repetida curso tras curso. Es cierto que, en ocasiones, los planes de e-Learning cuentan con este tipo de modelos para facilitar al docente los primeros pasos, pero también es verdad que siempre suele existir margen para la creatividad y la innovación del teletutor a la hora de comunicarse con sus alumnos. Hazlo personal y te lo agradecerán ;)

 

Prueba tu propia medicina
Vas a ser teletutor de un curso e-Learning, pero… ¿has sido antes alumno bajo esta modalidad? ¿Conoces bien, desde el punto de vista del estudiante, cómo funciona la plataforma online en la que tendrás que desempeñarte como docente? ¿Sus mayores ventajas? ¿Sus inconvenientes o aquellos puntos que causan “atascos” a los usuarios? Esa información te vendrá de perlas, y la única manera de conocerla es… ¡experimentando! Te servirá no sólo para identificar rápidamente problemas que puedan surgirle al alumno, sino también, y lo que es más importante, para adelantarte a los mismos enviando una comunicación general que les ayude a salvar ese escollo.

 

Crea comunidad
Uno de los aspectos negativos del e-Learning que suelen señalar algunos alumnos es la sensación de soledad que les produce tener que estudiar delante de una pantalla. Estamos acostumbrados a las lecciones presenciales, al aula, a los compañeros de clase… Sin embargo, la mayoría de las plataformas e-Learning ofrecen opciones para interactuar con los compañeros de curso, y el teletutor tiene mucho que ofrecer en este aspecto. Las sesiones de chat conjuntas suelen ser una buena idea, ya que la mayoría de la gente se siente cómoda en este entorno y eso ayuda a romper el hielo entre los propios estudiantes y el docente. Fomentar las actividades en grupo es otro método para que tus alumnos se sientan parte de un todo y aprovechen al máximo no sólo lo que están aprendiendo, sino también lo que han aprendido sus compañeros, creando lazos entre ellos. Foros, redes sociales, videoconferencias grupales (¿has probado las de Google+? ¡Son gratis y funcionan muy bien!)… son otras herramientas al servicio del teletutor para crear comunidad y hacer de un curso e-Learning algo más que un simple proceso de aprendizaje.

 

Las tutorías personalizadas, el gran valor
Nos lo dice la experiencia: el servicio de tutorías personalizadas suele ser de lo más valorado en e-Learning. Dependiendo de la temática del curso y de las características de alumno, las teletutorías pueden marcar la diferencia entre el abandono y la completa satisfacción con el programa (que es mucho más que la simple finalización del mismo). Aquí es donde tendrás el trato más directo con tus estudiantes, y por tanto donde podrás ayudarles de forma más personalizada, resolver sus dudas, comentarles su progreso en el curso, motivarles… Todo lo que hemos dicho hasta ahora se aplica al momento de mantener esa conversación telefónica con los alumnos. Demuestra que te has molestado en conocer sus necesidades, sé cercano y amable, empatiza con ellos, ofréceles soluciones personalizadas, adelántate a sus problemas y trata de resolver los que te presenten… En definitiva, hazles partícipes de algo más que un proceso formativo. Saldrán encantados y recordarán no sólo ese curso que acaban de finalizar, ¡sino también a la persona que les ayudó a superarlo con éxito! ;)

Redacción

Equipo de Redacción de Cuadernos de e-Learning, el blog de Formación Digital.

Más artículos - Web

En redes sociales:
TwitterFacebookLinkedInPinterestFlickrYouTubeDiigo

Categoría: e-Learning, Formación